domingo, 20 de julio de 2014

ETAPA 10: HERBÓN - SANTIAGO DE COMPOSTELA

DISTANCIA:25 kilómetros
TIEMPO: 5 horas y 55 minutos

Nos levantamos a las 7:00 y al asomarnos a la ventana nos dimos cuenta de que había llovido recientemente.Nos pusimos en pie con un sentimiento enfrentado: tristes porque se acababa este Camino y contentos porque ya vamos a poder ver a Santiago.
Al bajar a la cocina el hospitalero nos tenía preparado de todo para desayunar, hasta pan del día.Desayunamos y nos pusimos a preparar unas fundas con bolsas de basura para las mochilas, ya que el día anterior Franck nos había dado esa idea.
Para salir de Herbón no hace falta volver para atrás, sino que se puede ir hacia Padrón y pasadas las vías del tren giramos hacia la derecha, hacia Iria Flavia, y ya se empiezan a ver flechas amarillas otra vez.En el trayecto desde el Monasterio hasta Iria Flavia vimos plantaciones y plantaciones de pimientos de Padrón, que como ya sabéis, unos pican y otros no!!:)
A partir de aquí seguimos paralelos a la carretera nacional hasta que nos desviamos para cruzar por un paso a nivel las vías del tren.De momento el día amenazaba lluvia pero se aguantaba.Cruzamos varios pueblos con las calles muy estrechas y en zig zag.
Llegamos al santuario de A Escravitude, a cuyos pies está la fuente sagrada, peligrosa por estar en la misma carretera.Cuenta la leyenda que en el siglo XVIII se obró un milagro ya que un enfermo que peregrinaba a Santiago bebió de la fuente y se vió libre de la enfermedad, por eso que se llamó así al pueblo, ya que se libró de la esclavitud de la enfermedad.Allí paramos a sellar la credencial y seguimos camino.
Se cruza y se descruza la nacional en varias ocasiones.Pasamos por el desvío al albergue de Teo, a 150 metros hacia la derecha, pero nosotros tomamos una pista asfaltada hacia la izquierda.
La primera parte de la etapa no nos llovió, hasta nos hizo calor.
Cruzamos por un puente las vías de Alta Velocidad y continuamos atravesando pequeños pueblos y algún bosque por caminos de tierra.Llegamos a una carretera vallada que nos obligó a ir hasta la misma rotonda para poder cruzar la carretera.Retomamos poco después la dirección Norte y comenzamos a ascender por la carretera hacia O Milladoiro.En pleno ascenso nos comenzó a llover.Nunca hasta entonces en el Camino nos llovió como en esa subida y hasta paramos al resguardo de un portal.Tras 20 minutos amainó y continuamos hacia Santiago.Estamos a 5 kilómetros de Santiago y se nota que a partir de aquí ya estamos en una parte de la etapa plenamente urbana.Cruzamos la autopista y las vías del AVE.Y vamos entrando en Santiago para terminar este peregrinaje.Entramos por la avenida Rosalía de Castro hasta el casco antiguo y después cogimos la Rua do Franco para llegar a la Plaza del Obradoiro.Al llegar a la Catedral decidimos ir al hotel para poder dejar las mochilas, que ya teníamos ganas.Desde allí fuimos a ver los horarios de los autobuses para volver a casa.Sellamos por última vez la credencial en la Oficina del Peregrino y allí nos encontramos a varios amigos peregrinos con los que compartimos batallas un buen rato.Al salir nos encontramos por casualidad con Marcelo y Nilton, nuestros amigos brasileños.Querían que comiésemos con ellos pero les dijimos que mejor cenar ya que estábamos muy cansados.Volvimos a la Plaza del Obradoiro para hacer alguna foto más y después nos fuimos ya a bañar, comer y descansar un poco en el hotel.
Sobre las 19:00 salimos para ir a cenar con Marcelo y Nilton, con los que pudimos compartir muchas experiencias vividas.Hasta nos metieron el gusanillo en el cuerpo para hacer el Camino de la Fé en Brasil.Cuenten con nosotros, amigos que iremos a Brasil.
Bueno, este Camino Portugués ya ha llegado a su fin.Gracias a todos los que compartieron momentos con nosotros.Nos acordamos especialmente de Ana por su tesón día a día, de Juan por sus trucos para llevar la mochila y de su inglés, de Marcelo por su sonrisa eterna, de Nilton por permitir conocer un poco más de él al final pese a su timidez, de Franck y Katie por la complicidad con la que hicieron el Camino.Gracias de verdad.Sin vosotros el Camino no habría sido igual.

Hasta otra vez que nos calcemos las botas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada