domingo, 13 de julio de 2014

ETAPA 3: BARCELOS-PONTE DE LIMA

DISTANCIA:36 kilómetros
TIEMPO: 9 horas

Hoy tocó madrugar un poco más ya que la etapa iba a ser larga.Nos levantamos a las 5:00 para poder ir recogiendo con tranquilidad, comenzando a caminar tranquilos por lo que teníamos por delante.Desayunamos por el camino unas galletas y unos batidos que compramos el día anterior.Nos explicó el hospitalero hacia dónde salir para reencontrarnos con el Camino.Al llegar a la Rúa Bem Feito, las flechas amarillas nos guían a la izquierda.NO HACER CASO porque es el "Caminho da Rainha Santa".Nosotros fuimos hacia la derecha para volver a girar a la izquierda por la calle Dr.Manuel Pais.
En la primera rotonda seguimos recto para cruzar el puente de la Circular de Barcelos y al llegar a la rotonda con la estatua en el centro, se toma la segunda a la derecha (Rúa San Mamede) y se va abandonando Barcelos(está bien señalizado).
Pasado 1,5 kms pasamos por delante de la Iglesia de Vila Boas, delante de la cual pastaba una curiosa vaca.A partir de aquí ya vamos por vías secundarias de adoquín o caminos de arena.Hacia atrás a lo lejos divisamos a dos peregrinos.

Cruzamos las vías del tren y entramos en un camino de tierra con tres desvíos a la izquierda, todos ellos señalizados, atravesando zonas boscosas y pequeños pueblos.
Iniciamos una dura subida hacia Portela de Tamel, en la que nos alcanzaron Ana y Juan, una pareja valenciana que habían salido de Barcelinhos con la que compartiríamos muchos kilómetros de aquí en adelante.Ellos eran a los que veíamos en la lejanía a la salida de Barcelos.
Cruzamos por el Ponte das Tábuas, del s.XII, que está sobre el río Neiva.
En Balugães paramos los cuatro a tomar un almuerzo y a refrescarnos un poco, porque eran las 10:00 y ya el sol picaba de lo lindo.Nos compramos unos buñuelos de bacalao para llevar para comer por el camino, ya que el día iba a ser largo.Reemprendimos marcha para pasar poco después por la Capilla de San Martinho y continuar los cuatro caminando por estrechas carreteras adoquinadas hasta llegar a Casa Fernanda.
Esta casa da acogida a los peregrinos.Quien tenga tiempo, es una buena opción para dividir la etapa, ya que Jacinto y Fernanda os acogerán fantásticamente.Nosotros paramos a sellar la credencial, charlamos un poco con Jacinto de las cosas del Camino y nos volvimos a refrescar y llenamos la cantimplora de agua.Antes de salir llegaron nuestros amigos brasileños, Marcelo y Nilton, con los que coincidiríamos también más adelante.
Llegamos a la Iglesia de Vitorino dos Piães, donde entré a preguntar al cura para sellar la credencial.Al principio estaba un poco reacio, pero días después nos explicaron lo difícil que es hacer ese sello, ya que es manual.
Paramos más adelante en un bar, con wifi, en el que nos tomamos un refresco y aprovechamos a contactar con la familia.
Continuamos camino los 4 "valencianos", mientras que los brasileños pararon a comer.A partir de aquí, los últimos 10 kms aproximadamente, son en descenso hasta Ponte de Lima, pasando por pequeños núcleos rurales como Portela da Facha, Borgonha y Sobreiro.Sellamos en la Quinta da Portela, una quinta de un holandés donde se puede pernoctar también.
Ya la etapa se nos hacía larga de más, el calor y el dolor de pies por el adoquín hacía de las suyas.En estas vimos un cartel que nos abrió el cielo.Rezaba así:"P.deLIMA.1KM".
Ilusos de nosotros.Nos pusieron la miel en los labios y el kilómetro fueron tres al final, con lo que eso de desgaste psicológico conlleva.
Como el albergue no abría hasta las 16:00, antes de cruzar el puente, paramos a comer en un terraza y esperamos a Ana y a Juan.
Ponte de Lima es la villa más antigua de Portugal.Además de ser muy bonita.
El albergue está tras cruzar el puente.Tiene unas buenas instalaciones.El único pero que encontramos es que no tenía almohadas, pero Paula, la hospitalera, nos dijo que estaban ya pedidas.
Tras la ducha de rigor, que este día era especialmente apetecible, la colada y el masaje de rigor, nos fuimos a cenar los cuatro a una pizzería.Coincidimos yendo a cenar con Marcelo, Nilton, Jesús y Petra, compañeros de dormida en Barcelos, que llegaban ahora a Ponte de Lima.Dura etapa también la suya.
Antes de acostarnos hablamos con Paula.Era una amante del Camino.Desde 2002 hacía todos los años un camino diferente.Y la cantidad de consejos que nos dió fué impresionante.Muchas gracias, Paula, por todo.
Y a dormir que el día fué duro.



                                                             #kilometradasuperada 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada